2/10/09


Arden mis ojos, ácido corre, piel despierta a la histeria empedernida.
Sociedad inmune, dormida a la voluntad, todos envueltos de sinfonías profanas.
Mi mundo no es el mundo por ellos armados.
Mi mundo esta dibujado, y sin andamios colgado
a la sombra de la luna que lo mira con dulzura.
Doctores, arquitectos, y hasta payasitos científicos, todos se abren paso, todos quieren su libreto, investigan si es que pueden a la niña curar
de pensamientos inocuos para un mundo sin sal.
Dudan del estado, dudan que sera, pero la niña sabe que solo fingiendo se salvará.
Arden sus ojos, ácido corre, llora nubes para despertar,
pero la pesadilla es la vida que el mundo ofreciendo esta.




No hay comentarios: